The seven golden rules  las siete reglas de oro


El buen funcionamiento de una simulación depende de la estricta observancia de las siguientes reglas.

1. El español es el único idioma admisible durante la simulaciones.
Esta regla está siempre vigente, sea dentro del debate, sea en una conversación particular. Sólo el profesor tiene permiso de utilizar, en muy pocas ocasiones, otro idioma en clase.

2. En ningún momento puedes 'salir' del mundo de la simulación.
Como participante estás totalmente involucrado en la 'acción' como un actor del método. Por lo tanto, querrás ganar el debate (siempre dentro de las posibilidades ofrecidas por la documentación). 

3. Está prohibido inventar 'hechos' con el fin de ganar el debate.
Los únicos hechos admisibles son los contenidos en la documentación, o, muy de vez en cuando, otra información conseguida de fuentes fidedignas en español aprobada de antemano por el profesor.

4. Mientras los 'hechos' no pueden ser inventados, las opiniones y conjeturas sí son admisibles y hasta bien recibidas. 
Puedes presentar cualquier argumento u ofrecer cualquier opinión que te parezca conveniente según tu papel y la situación a la que te enfrentas. Se da por sentado que cuando se llega a la votación libre al final de la simulación, puedes cambiar de opinión después de haber escuchado todos los argumentos, sea lo que fuera tu postura inicial.

5. Es imprescindible que los demás puedan identificarte en tu papel asumido. 
Recomendamos la utilización de grandes cartulinas con el nombre de tu personaje. Debes presentarte (o sea, en tu nueva identidad) a tus compañeros en algún momento adecuado, como por ejemplo puede ser tu primera intervención en el debate.

6. Asegúrate de estar bien informado antes de comenzar.
Los varios documentos incluidos son de una importancia fundamental para el desarrollo de la simulación. Por lo tanto, antes de llegar a la clase, debes estudiarlos detenidamente a fin de estar al tanto de los complejos argumentos y decisiones que surgirán a lo largo de la simulación. 

7. ¡El profesor no es tu diccionario!
El profesor gestiona el desarrollo de la simulación. A no ser que éste opte por asumir un papel determinado, su lugar no es el de proponer opiniones y argumentos. Excepcionalmente puede intervenir para aclarar algún punto lingüístico de particular interés o dificultad, pero de ninguna manera debe ser considerado como diccionario andante. Los participantes, al igual que el que aprende español en un país hispanohablante, deberán improvisar lo mejor que puedan a la hora de encontrarse con alguna dificultad lingüística, sea de vocabulario, sea de gramática. Sin embargo, el profesor sí tomará apuntes para luego hacer correcciones y comentarios lingüísticos.

introducción en español    Este libro -lo que es, y lo que no es    las etapas de la simulación    las siete reglas de oro    checklist for teachers
faqs
   news and updates    book details and order online